La triste historia del Día del Niño: la batalla de Acosta Ñu y la guerra de la Triple Alianza

Domingo, 18 Agosto 2019 19:04 Escrito por  Publicado en Del Mundo

La guerra de la Triple Alianza duró 5 años y enfrentó a Paraguay contra los ejércitos aliados de Brasil, Argentina y Uruguay. Niños y jóvenes paraguayos combatieron el 16 de agosto de 1869 en Acosta Ñu y la lucha terminó con un saldo de 50 víctimas por parte de la Triple Alianza y más de 3.200 niños y jóvenes paraguayos muertos. Por eso El Día del Niño en Paraguay se conmemora en una fecha distinta que en el resto del mundo en una conmemoración teñida de sangre.-

La Guerra de la Triple Alianza fue un conflicto que se desarrolló entre 1864 y 1870. Involucró a Brasil, Argentina y Uruguay, que constituyeron una alianza contra Paraguay. La lucha supuso enormes pérdidas para este último. No solo cedió gran parte de su territorio, sino que entre el 70 y el 90 por ciento de los varones fallecieron, causando un problema poblacional.    

Francisco Solano López, general y presidente de Paraguay, pensó que podían ganar, pero la guerra siempre fue en su contra. El 24 de mayo de 1866, se sucedió la Batalla de Tuyutí, uno de los combates más sangriento de la historia del subcontinente. La mayoría de los soldados paraguayos perecieron en cuestión de horas. Ante el avance de las tropas enemigas, el general desalojó la capital del país, Asunción, y dividió la administración entre Luque y Piribebuy.

El 12 de agosto de 1869, la Triple Alianza atacó esta última localidad, mermando todavía más las fuerzas paraguayas y preparando un ataque para cuatro días después. La desigualdad entre el número de combatientes propició una leva en toda la población superviviente, es decir, ancianos, mujeres y niños. Contando únicamente con 600 soldados profesionales, 3.500 menores se encaminaron al enfrentamiento comandados por Bernardino Caballero.

El 16 de agosto de 1869 se sucedió la Batalla de Acosta Ñu o Campo Grande. En clara inferioridad numérica, el combate duró apenas ocho horas. Con una crueldad pocas veces vista, el Ejército brasileño degolló a soldados y niños sin ningún tipo de miramiento. Un bosque cercano, donde esperaban las mujeres en la retaguardia y atendían a los heridos, fue calcinado.    

La lucha terminó con un saldo de 50 víctimas por parte de la Triple Alianza y más de 3.200 muertos paraguayos. Los menores se constituyeron como los sacrificios inocentes e injustificados de un conflicto que estaba perdido desde su inicio.    

"Los niños de 6 a 8 años, en el calor de la batalla, aterrados, se agarraban de las piernas de los soldados brasileños, llorando, pidiendo que no los matasen. Y eran degollados en el acto", escribió el periodista brasileño Julio José Chiavenato.

Paraguay recuerda, más que celebra, la valentía de sus niños, rememorando un heroísmo que nunca debería y ni debe suceder.

La más terrible

La batalla de Acosta Ñu, "una de las más terribles de la historia militar del mundo", señala el periodista brasileño Julio José Chiavenato quien en su famoso libro titulado el "Genocidio americano: guerra de Paraguay" publicado hace cuatro décadas, reescribió la historiografía regional.

Y si bien muchos de su datos han sido matizados o desmentidos, el texto sirvió para echar luz sobre lo que hoy sí es ampliamente reconocido como el enfrentamiento internacional más sangriento de la historia de América Latina: la Guerra de la Triple Alianza.

Esta guerra, que duró de 1865 a 1870, enfrentó a Paraguay contra los ejércitos aliados de Brasil, Argentina y Uruguay. Se calcula que en esos 5 años murieron entre 200.000 y 300.000 paraguayos, que entonces equivalían a la mitad de la población del país y de los cuales el 80% eran hombres.

Entonces, ¿qué pasó en Acosta Ñu para convertirse en "el símbolo más terrible de la crueldad de esa guerra"?, como escribió Chiavenato. La diferencia con el resto de las batallas es que aquella del 16 de agosto de 1869, donde este viernes el gobierno paraguayo inauguró un monumento, fue peleada por niños y adolescentes. Tanto marcó al país esta batalla que es también la fecha en que se conmemora el Día del Niño.

La "guerra total"

"El año 1869 marca definitivamente el concepto de guerra total", dijo el historiador paraguayo Fabián Chamorro a BBC Mundo. "Guerra total -continuó- es cuando la población civil es alcanzada por los combates".

Con el Ejército paraguayo ya exterminado, explicó Chamorro, varias figuras importantes dentro de las fuerzas aliadas empezaron a señalar que la guerra ya estaba terminada y que era tiempo de retirarse. De acuerdo con Chiavenato, una de estas figuras era el general Luís Alves de Lima e Silva, luego duque de Caxias, quien lideraba las tropas brasileñas en Paraguay.

"¿Cuánto tiempo, cuántos hombres, cuántas vidas y cuántos elementos y recursos necesitaremos para terminar la guerra, es decir, para convertir en humo y polvo a toda la población paraguaya, para matar hasta el feto en el vientre de la mujer ?", reclamó al emperador de Brasil.

Pero la orden era que el fin de la Guerra de la Triple Alianza llegaría solo tras la muerte del presidente de Paraguay, el mariscal Francisco Solano López, algo que pasaría el 1 de marzo de 1870.
"No había necesidad de hacer esta operación de cacería , donde la peor parte se la llevó la población civil", afirmó Chamorro. Por su parte, Solano López cada vez reclutaba soldados más jóvenes.

"Primero tenían 16 años y luego 14, 13 años", dijo a BBC Mundo Barbara Potthast, profesora de historia ibérica y latinoamericana en la Universidad de Colonia, Alemania, quien llegó a encontrar registros de enrolamientos de niños de 11 años.

Pero en ese entonces no peleaban, sino que se dedicaban a otras tareas, como transportar materiales. Lo mismo sucedía con las mujeres, que se ocupaban de la logística. "No era un ejército profesional al estilo que conocemos hoy", dijo Potthast. "Porque como dicen muchos, era más bien un pueblo en armas".

¿Barrera humana?

Una y otra vez, Solano López lograba escapar de los aliados. De hecho, su última huida milagrosa había sido cuatro días antes de la batalla de Acosta Ñu, cuando cayó Piribebuy, la tercera capital de Paraguay. "Ese 12 de agosto las fuerzas paraguayas se dividieron en dos: en una columna iba el mariscal López y en la otra, mujeres, niños, ancianos", contó Chamorro.

Estos últimos "llevaban toda la logística del Ejército con carretas tirada por bueyes: cañones, armas, vestuario, implementos para la cocina, etcétera". Según Chamorro, estos fueron alcanzados por los aliados, que en su mayoría eran soldados brasileños, y "no tuvieron otra opción más que pelear" , afirmó.

Potthast planteó otra teoría: "Lo que se dice, y no tengo motivos para dudar, es que en esta batalla la tarea de los niños y jóvenes era ser como una barrera para que no avance el Ejército enemigo". Lo cierto es que Solano López efectivamente logró huir hacia el norte con el resto de las tropas, donde continuó su resistencia.

20.000 versus 3.500

La batalla de Acosta Ñu se desarrolló cerca de lo que hoy es la ciudad de Eusebio Ayala, en el centro de Paraguay, y fue, en palabras de Chamorro, "una verdadera masacre". "De un lado estaban los brasileños con 20.000 hombres ", escribió Chiavenato. "Del otro, en el medio de un círculo, los paraguayos con 3.500 soldados de 9 a 15 años, no faltando niños de 6, 7 y 8 años".
Por la tarde, agregó, cuando las madres recogían los cuerpos de sus hijos y aún había heridos, los brasileños quemaron el lugar y haciéndolas perecer (El Tribuno)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.