Este 22 de noviembre se cumplen 101 años del fallecimiento de Francisco P. Moreno

Domingo, 22 Noviembre 2020 22:30 Escrito por  Publicado en Actualidad

Hoy se cumplen 101 años del fallecimiento de Francisco Moreno, quien donó una extensión de tres leguas cuadradas en el extremo oeste del brazo Blest del lago Nahuel Huapi que luego se convirtieron en el núcleo del primer Parque Nacional. Fue el artífice para que vivamos en la República Argentina y no en Chile, tras el diferendo que motivó su intervención.-

Geógrafo, naturalista, antropólogo y biólogo; falleció a los 67 años, en 1919. Sus restos descansan en la isla Centinela, en el lago Nahuel Huapi. Francisco Pascasio Moreno, también conocido como el Perito Moreno (nació en Buenos Aires un 31 de mayo de 1852 y falleció en la misma ciudad el 22 de noviembre de 1919), fue un científico, naturalista, conservacionista, político, botánico, explorador y geógrafo de la Generación del Ochenta de la Argentina.

Era hijo de Francisco Facundo y de Juana Thwaites, una familia acomodada, tuvo tres hermanos menores y una hermana mayor. Su padre había estado exiliado en Uruguay durante el período de Juan Manuel de Rosas y su madre era hija de un oficial británico que había sido capturado en la invasión inglesa de 1807 y luego se radicó en la Argentina.

A partir de 1863 estudió en el Colegio San José (Padres Bayoneses) y desde 1866 en el Colegio de la Catedral al Norte. Desde pequeño mostró interés por la naturaleza. A los 12 años fundó, junto con sus hermanos, un museo de Historia Natural. A los 21 años fue designado miembro de la Academia Nacional de Ciencias.

En 1885, contrae matrimonio con María Ana Varela, hija de Don Florencio Varela, y de esta unión nacen siete hijos; tres de los cuales fallecen antes de cumplir los tres años de edad. En 1897, en unos de los viajes que realiza a Chile como Perito en Límites, cruza la cordillera de los Andes a lomo de mula junto con su esposa, y sus cuatro hijos, acompañados por el Dr. Clemente Onelli. En junio de 1897, queda viudo cuando fallece su esposa de fiebre tifoidea, a los 29 años de edad.

Entre sus actividades menos conocidas, está el haber sido Director, a partir de 1885, de la “Sociedad Exploradora de Paramillos de Uspallata”, en la Provincia de Mendoza, que contrató para el proyecto minero al Ingeniero Germán Ave Lallemant. Éste fue quien se encargó de supervisar técnicamente la instalación de grandes plantas de laboreo minero en la precordillera, a 3.000 m.s.n.m., en las cercanías de la actual localidad de Uspallata.

En 1899 viajó junto con sus hijos a Londres, por trámites relacionados al litigio limítrofe con Chile, y deja a sus hijos varones internados como pupilos en una escuela inglesa. En 1903,fallece uno de sus hijos. Ante tamaña desventura emprende un nuevo viaje a la Patagonia para mitigar su pena.

En 1904 crea los comedores escolares donde, diariamente, se sirven 350 platos de sopa costeados por él. Para hacer frente a los gastos, vende las tierras que el gobierno argentino le otorgara como reconocimiento por su trabajo como perito de límites, porque adhiere a la coherencia de sus propias aseveraciones: “un niño con barriga vacía, no puede aprender a escribir la palabra pan”.

En 1910 es nombrado diputado nacional. También asume la presidencia de la Sociedad Estímulo de Bellas Artes. El 4 de julio de 1912 constituye la Comisión Organizadora del Movimiento Scout en la Argentina, creando una institución que se denominará en sus primeros tiempos: “Asociación de Boy Scouts Argentinos”;También en este año es nombrado vicepresidente del Consejo Nacional de Educación.

Murió en 1919, a los 67 años. Fue enterrado en el cementerio de la Recoleta. En 1944, sus restos fueron trasladados a la Isla Centinela, en el lago Nahuel Huapi. Y con él partió un infatigable patriota y el mayor impulsor del estudio de la naturaleza en nuestro país.-

Los relatos de Luis Fontana desde Carmen de Patagones entusiasmaron de tal grado a Francisco, que éste se propuso estudiar la geología, flora, fauna e historia natural de la Patagonia, con sumo interés. En 1873, con veintiún años cumplidos, realiza su primer viaje al Río Negro. En abril desembarca en Carmen de Patagones y halla sesenta cráneos, mil flechas, puntas de lanza y piedras talladas. El perito Moreno inicia, así, los estudios antropológicos en la Patagonia.-

No consiguió adentrarse más allá del Río Negro, pero recorrió los cementerios descubiertos por el profesor Pelegrino Strobel siete años atrás. Sus estudios fueron publicados en París, con gran repercusión en Europa, generando un inusitado interés por estudiar a los indígenas patagónicos. Bastó ese primer viaje para que el perito Moreno se enamorara de la Patagonia.

Por la época comenzó a agitarse el diferendo limítrofe con Chile, y las pretensiones del país trasandino, de anexar la Patagonia Oriental. En julio de 1874, el Ministro de Relaciones Exteriores, Dr. Carlos Tejedor encomendó a Moreno una nueva misión de exploración en la Bahía Grande de Santa Cruz, donde los chilenos habían levantado un caserío. A partir de ese momento, las misiones del perito Moreno tendrían por objeto tanto asegurar la soberanía argentina, como fines científicos.

Desde entonces, Francisco se convertiría en un incansable explorador de los confines del actual territorio nacional. Recorrería el Río Santa Cruz, y el Río Negro, casi hasta las nacientes de ambos. Estudiaría las barrancas del Paraná y las compararía con las barrancas patagónicas. Incursionaría en la puna jujeña y salteña, y rastrearía gran parte de la frontera cordillerana; estudiaría fósiles y la geología de Bahía Blanca; interactuaría amigablemente con los indígenas de nuestra Patagonia, fomentando su educación e integración a la Nación Argentina.

Fue nuestro perito Moreno el primer hombre blanco que llegó al lago Nahuel Huapi desde el Atlántico, donde a los veintitrés años izó la bandera argentina a orillas del mismo.

Descubrió el Lago Argentino, al cual también dio ese nombre y supo de su gran glaciar; aunque no alcanzó a llegar a él. Descubrió los lagos Buenos Aires, Viedma y San Martín, así como numerosos picos montañosos. Recorrió incansablemente, a caballo, Santa Cruz, Chubut, Río Negro y Neuquén.

Cuando hubo que elegir la comisión argentina que fijaría los límites cordilleranos con Chile, las autoridades convocaron a quien conocía mejor el territorio en cuestión: Francisco Pascasio Moreno, para dirigir la comisión argentina de peritos demarcadores. Gracias a la hábil y solvente intervención del perito Moreno, Argentina obtuvo cuarenta y dos mil kilómetros cuadrados en disputa, a lo largo de toda la cordillera.

Fue tan determinante su labor, que el propio Sir Thomas Holdich, el árbitro inglés, le dijo: "todo cuanto gane el pie argentino al oeste de la división continental se deberá enteramente a usted". Su intervención fue crucial, también, para que los colonos galeses de la Patagonia aceptaran y prefirieran vivir bajo la soberanía argentina.

Para realizar su tarea pericial, Francisco tuvo que viajar incansablemente entre Argentina, Chile y Europa, pues las conclusiones de su trabajo sirvió de base a los fallos arbitrales británicos que dieron la razón a nuestro país en la disputa fronteriza. En todos estos viajes el incansable perito recolectaba objetos, fósiles y vestigios antropológicos, con los cuales engrosaba el museo y realizaba nuevas investigaciones científicas.

Sus colecciones fueron luego donadas a la Provincia de Buenos Aires, que a su vez, sirvieron de base para estructurar el actual monumental Museo de Ciencias Naturales de la Plata, que goza de fama mundial, siendo el propio perito su director por muchos años.

Moreno fue un notable impulsor del scoutismo en la Argentina y el artífice de la primera cumbre presidencial entre Argentina y Chile, que tuvo lugar, ya superado el diferendo fronterizo, el 15 de Febrero de 1899, entre los presidentes Julio Argentino Roca y Federico Errázuriz Echaurren, en el Estrecho de Magallanes.

En 1903, el gobierno sancionó la ley 4192 por la cual, en gratitud a la encomiable labor del perito Moreno, que le permitió a la Argentina retener mil ochocientas leguas cuadradas, le concedió al mismo, veinticinco leguas cuadradas en el territorio recuperado "en el territorio de Neuquén o al Sur del Río Negro, en los lugares que el señor Moreno pueda determinar sin perjuicio de terceros"; a modo de "recompensa extraordinaria por sus servicios... y en mérito a que durante veintidós años ellos han sido de carácter gratuito".

De ese total, Francisco únicamente aceptó veintidós leguas cuadradas y luego devolvería tres para que se constituya en ellas el primer Parque Nacional argentino. El 1º de febrero de 1904, el presidente Julio Argentino Roca emitió un decreto aceptando las condiciones del perito y Argentina se transformaba, así, en el tercer país del mundo (después de Estados Unidos y Canadá) en contar con territorios que debían conservarse sin alteraciones para actividades científicas, naturales y de disfrute de su población.

Esta decisión del perito constituiría el germen de los demás Parques Nacionales que vendrían después. En enero de 1908 el presidente José Figueroa Alcorta adicionaría otras cuarenta y tres mil hectáreas al actual majestuosamente bello Parque Nacional Nahuel Huapi.

En 1904, autorizado por el presidente Roca, el perito Moreno interviene con el gobierno británico y consigue que el ministro W. H. Haggard ceda gratuitamente a la Argentina las Islas Orcadas del Sur. Pocos meses antes, un navío escocés había instalado un pequeño observatorio meteorológico en la isla Laurie. Así fue cómo el perito Moreno consiguió que, en enero de 1904, el pabellón nacional fuera izado, por vez primera, en la Antártida, en reemplazo del escocés.

Sus restos, fueron primero enterrados en La Recoleta. En 1944 se los trasladó a Bariloche, donde fueron despedidos con mucha emoción del público presente y los pueblos originarios. Su ataúd fue cubierto por la bandera argentina y tres ponchos que pertenecieron a los caciques: Saihueque, Pincén y Catriel; simbolizando la integración de la Nación Argentina, con los pueblos aborígenes. El féretro fue luego trasladado a la Isla Centinela

Falleció en la pobreza más absoluta, después de solicitar infructuosamente al entonces presidente Hipólito Yrigoyen que lo recibiera. En su honor, cada 22 de noviembre se conmemora el Día del Geógrafo. (Academia Nacional de Ciencias, Infobae, wikipedia y propia)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.