¿Cómo es posible? Hacen cursitos de porquería, que les insumen una semana y les significan meses de descuento de condena. Encima de tener la oportunidad de estudiar que un simple mortal afuera no tiene (en meses terminan primarias o secundarias) también les descuentan condena. A final por estafar al estado y quedarse con un dinero, tienen vacaciones pagas de un par de meses y salen. ¿Todos los demás somos tarados o que? ¿Cuándo se van a cambiar las leyes para que los tarados sean los delincuentes y los vivos sean los honestos? Nos toman el pelo, me siento un pelotudo enorme por estas cosas y unos derechos humanos que representan y piensan sólo en los delincuentes y no en la gente común, normal y honesta. Además, de teatro tiene licenciatura ¿o no se hacía pasar por honesto? Gracias. CARLOS ALBERTO S/ CORTES HIZO UN CURSO DE TEATRO Y REDUJO MÁS LA CONDENA